Bienvenido, En PAS queremos que las personas descubran lo maravilloso que es ayudar a los que más lo necesitan. www.pasocial.com.ar. Atentamente, PAS


Si consideramos la personalidad del adicto adolescente debemos considerar tres tipos de factores que gravitan y condicionan su proclividad a la drogadicción. Un grupo de estos factores se relaciona con las condiciones actuales del mundo en que viven con sus rasgos de masificación y anomia, su competitividad, su materialismo, su individualismo exacerbado. Otro grupo de factores se da en el entorno inmediato de los adolescentes que después puede llegar a ser adicto: problemas familiares, inestabilidad de su círculo familiar, desarmonía entre los integrantes de su familia, etc. Por último, el tercer grupo de factores a considerar es el de los propios de la personalidad de esta etapa de la vida: la exageración de sus conflictos puberales, la incapacidad de adaptación y de superación de los mismos, su dificultosa búsqueda del “yo” y de su identidad, su inmadurez afectiva, etc… y allí aparece el recurso de la droga con su ilusión de olvido, la solidaridad grupal de los pares, los nuevos compañeros de “experiencias” y la comprensión del grupo de pertenencia.


La desilusión llega mucho después, lamentablemente cuando ya está instalada la dependencia lo que ocasiona una serie de trastornos si se suprime el consumo. A esta altura ya se cerraron varias puertas y no se encuentra ayuda lo cual incita a volver al consumo ante el fracaso de dejarlo en un esfuerzo individual que nunca da resultado.


Es por eso que aquel que encuentre en el mundo adulto, entre sus padres o docentes, alguien en quien confiar a pesar de los errores cometidos puede pedir ayuda y comenzar un tratamiento que es lo único que en esta etapa puede revertir la situación con un tratamiento adecuado.


Partiendo del concepto "la droga es una muleta, incapaz de prevenir la invalidez psíquica", debemos entonces encarar el estudio de la drogadicción partiendo del análisis del ser humano desde los inicios de su vida, su relación con el medio ambiente inmediato y su desarrollo en las etapas de adolescente y adulto. Perfil de Identidad.


El cerebro de los adolescentes es especialmente vulnerable a las adicciones debido a que las regiones que controlan los impulsos no están totalmente formadas a estas edades, lo que significa que las dependencias al alcohol, tabaco y drogas de los jóvenes son desórdenes relacionados con el desarrollo neuronal. Una nueva visión que obligará a replantear la prevención y tratamiento de las adicciones en la juventud.


Entonces podemos decir que la drogadicción debe ser estudiada dentro de un marco psicosocial, si no hay droga no hay drogadicción. Otro concepto importante es el de la disposición del individuo a usar drogas.


Este fenómeno es inherente a la condición de fragilidad y finitud del ser humano.


Debemos tener en cuenta que drogadicción no es un diagnóstico que se corresponde en forma lineal con una estructura de personalidad definida. Es cierto que entre los adolescentes que hoy usan drogas, hay un porcentaje muy significativo de trastornos narcisistas de la personalidad, pero esta no es una condición excluyente, ya que también pueden existir trastornos neuróticos, psicóticos, depresiones graves, etc.. Por otra parte hay personas que padecen algunos de estos cuadros y que jamás se drogan. En primer término, las personas con diferentes patologías podrán usar drogas si existe la posibilidad de tener acceso a su suministro. Donde esta alternativa no existe, la persona podrá desarrollar otras conductas adictivas: el juego, el trabajo, la comida,etc. , pero no una drogadicción fármaco-dependiente.


La droga es una necesidad que se registra como una constante a lo largo de la historia de la humanidad, y cuyo fundamento está basado en la incapacidad humana para aceptar la condición de finitud inherente al fenómeno de la vida.


El hombre es un ser, que no acepta su destino biológico que es nacer, crecer, reproducirse y morir. Los animales desarrollan esta secuencia aceptándola como un mandato natural.


Para ampliar este concepto el doctor Kalina hace una disociación absolutamente artificial, y considera al hombre como un cuerpo y una mente.


El cuerpo del hombre es igual al de cualquier animal, nace, crece, se reproduce ( o no ) y muere. Tiene que cumplir el destino biológico. Nuestra mente, en cambio, siempre ha querido escapar de este determinismo biológico, y sólo mentalmente podemos intentar trascender los límites que nos corresponden. Nuestra fantasía nos permite hacer cualquier cosa que deseemos, siempre que esta realización sea en el nivel mental. En cambio, en el nivel corporal, físico, la finitud y la muerte como final inevitable de nuestra existencia es un hecho capital que duele intensamente y cuestaaceptar, y cuanto más débil es una persona más dificultad tiene para tolerar el conocimiento de la realidad que es la vida.


Kalina se refiere a la fragilidad de los adolescentes, en el sentido de aquellos que han sufrido grandes frustraciones, que han lesionado su YO, debilitando y distorsionando sus posibilidades de un normal funcionamiento.


Estos adolescentes tienen más problemas para aceptar sus limitaciones, su finitud, por eso cuando tienen que enfrentarse a situaciones que experimentan como terribles, horrorosas, un recurso defensivo es refugiarse en su interior y si esta interioridad está muy dañada, lesionada, carente de objetos buenos internalizados, producto de relaciones parentofiliales amorosas, que ayuden a encontrar sentido a la vida, es decir, desilusionante, su sensibilidad a la oferta externa de substancias mágicas que les brinden ilusiones aumentan peligrosamente.


Factores que influyen en el desarrollo de una drogadicción Según Kalina y llegando a una gran simplificación, la respuesta es la falta de amor, el abandono y las consecuencias psicológicas correspondientes. La falta de amor, el hombre al nacer y durante una cantidad de tiempo importante, necesita dedicación, atención y cuidados amorosos para poder desarrollarse e integrarse adecuadamente.


Cuando esta condición falla, vemos entonces aparecer con gran frecuencia los trastornos de la personalidad y también las adicciones.


Esto nos lleva a analizar algunos elementos que el doctor Kalina considera importantes para explicar el desarrollo de una adicción.


Factores constitucionales: Estudiosos de la psicología infantil, como Klein, consideran que hay niños que nacen con características psicológicas de origen constitucional diferentes, por ejemplo hay niños que nacen con una menor capacidad para tolerar la ansiedad, que son más impulsivos y que tienen características diferentes a otros niños.


Se está investigando las bases neuroquímicas de la conducta y ya se sabe por ejemplo, que el feto responde con alteraciones del ritmo cardiaco, succión del dedo y movimientos a situaciones de estrés de la madre.


Podemos suponer entonces que a través de mensajes neuroquímicos se va plasmando una pauta de respuestas conductuales en germen, que después del nacimiento se expresarán en diferencias de respuestas psicológicas entre un niño y otro frente a la ansiedad, el miedo, la frustración, etc.


Tampoco podemos olvidar que la ingestión por parte de la madre de ciertas substancias como

alcohol, tabaco, psicofármacos y otros, también van a ejercer su efecto sobre la evolución y estructuración biopsicológica del feto-futuro hombre.


La adolescencia es una etapa de cambios físicos, familiares y sociales, es el caldo de cultivo ideal para la incorporación de nuevos hábitos. Se sienten megalómanos, presentan dificultades en sus vínculos, les importa mucho ser aceptados por sus pares, que como transitan por sus mismos caminos "son los únicos capaces de entenderlos". La pérdida de la bisexualidad de la infancia, y la incorporación de las primeras pulsiones sexuales, los lleva primero al narcisismo corporal, a la admiración homosexual y los estados de enamoramiento, y luego a la consolidación del YO y la posterior resolución de situaciones traumáticas.


El descubrimiento aconseja nuevas estrategias para la prevención y tratamiento de adicciones en la pubertad y la adolescencia, al mismo tiempo que medidas especiales de protección para los jóvenes frente a la amenaza que representa para estas edades el consumo de drogas como el alcohol, el tabaco y otras más severas.


Se puede Luchar contra las Adicciones.

Establecer y aplicar normas contra el uso de drogas.

Los padres tienen la responsabilidad de señalar las normas que los hijos deben seguir. En el caso de uso de alcohol y otras drogas deben ser estrictas para proteger el uso del bienestar familiar. Se deben poner reglas y si las reglas no son cumplidas se deben imponer sanciones.


Cómo hacerlo

Especificar y explicar las razones en las que se basan las normas, ser consistentes y aclarar que la norma de no consumir drogas permanece vigente ante todo momento y en cualquier lugar.


Fortalecer la autoestima

Una tarea importante en la paternidad es la de ayudar a desarrollar a nuestros hijos una fuerte autoestima, los niños con una alta autoestima tienen grandes posibilidades de ser adultos sanos y exitosos.

Desarrollar la autoestima es mostrar cariño y aceptación de su persona tanto cuando lo elogia como cuando lo corrige. Pero no significa aprobar todo lo que hace.


Hablar con su hijo y escucharlo

No debe tener dificultades para hablar con los hijos, un buen nivel de comunicación es una herramienta que fortalece a la familia contra el consumo de drogas.


Fomentar el apego a la escuela y el desarrollo de hábitos de estudio.

El hábito de estudiar posibilita el desarrollo de aptitudes intelectuales; permite desarrollar los intereses, y desarrollar motivaciones y aspiraciones vocacionales.

Dejá tú comentario

Loading...